domingo, 6 de diciembre de 2009

Derechos históricos

Entre cura y cura me pregunto… entiéndalo bien, no es que me pase el día confesando, ni que me los cargue, ni me los tire, me refiero a las curas, en femenino, tampoco las monjas, sino aquellas que denotan herida previa, esa que hace este demonio de mundo en la carne, especialmente trémula como la mía. Decía que entre gasa y gasa, entre betadine y apósito autoadhesivo, pienso en lo que pensará la duquesa de Alba, suponiendole alguna actividad cognitiva, de lo que dice Esquerra Republicana de Catalunya.

Cuando los Benach, Ridao o Puigcercós se ponen intensos defendiendo la historia como justificación de sus derechos ante los pueblos limítrofes con sus linderos autonómicos, lo que significa, sobre todo, sus derechos diferenciales sobre los habitantes de esos pueblos impropios.

La historia la remontan como un salmón añoso a 1931, considerándose el partido decano de su nación, como si los socialistas, los comunistas, los radicales republicanos o la derecha misma no existiera con décadas de antelación. De ninguno habla ni dan noticia, ni siquiera de la CNT que fue fundada en Barcelona en 1910, ni de la FAI que aportó un consejero a la Generalidad de Cataluña durante la Guerra Civil. O de la UGT, fundada también en Barcelona en 1888, coincidiendo con la Exposición Universal. Sin duda Adán nació en Vilanova i la Geltrú. Miren en su página web y descárguense el folleto, pueden hacerlo en español, en inglés, en italiano y sardo. Sardo ¿por qué no en swahili? ¿Qué harán los descendientes del negro de Bañolas?

Pero lo que piense María del Rosario Cayetana Alfonsa Victoria Eugenia Francisca Fitz-James Stuart y de Silva es irrelevante, por más que sus orígenes de relumbrón vengan del siglo XV. El afán catalán de remonte cronológico y de respetabilidad llega a Wikipedia que habla del Paleolítico y que el Neolítico se inicia en tierras catalanas hacia el 4500 a.C. ¿Se puede ser más poca-solta?


Pues desgraciadamente sí. Y no me refiero a que los chicos de ERC digan que se está cometiendo en Cataluña un genocidio cultural, que ya les vale. No, ya me he hartado de tanta tontería y parece que nuestros conciudadanos también. Léanse la encuesta de hoy domingo en El País sobre nuestras opiniones al respecto. Sobre la República también tienen opinión. Y no buena. ¿Quién tiene la responsabilidad de esa desafección?

Cuando me refería a los más tontos, era por las decisiones judiciales que aparecen en el haz y en el envés de un cuadernillo de prensa reciente. Haz: tres agentes tiran a un tío de la moto, le dan una paliza confundiéndole con un sicario colombiano, lo dejando sangrando y la Audiencia les condena a tres años por lesiones y detención ilegal. El Supremo lo deja en 1200 euros de multa a cada agente. Envés: un tipo entra en una iglesia y cuando los feligreses dicen sí creo al eco del oficiante, el tipo dice no creo. Dialéctica pura. Además hacía gestos obscenos a las imágenes. Por su conducta uno podía pensar en un iconoclasta protestante o protestón, pero parece que estaba sencillamente zumbado, por decirlo técnicamente siguiendo la DSM-IV. Le han metido 22 meses de cárcel.Así que ya lo saben, no se hagan el loco, ni se hagan el laico, que interrumpir las ceremonias religiosas está carísimo. Si van a hacer alguna gamberrada hagan como el obispo de Alcalá mientras oficiaba misa en Paracuellos, que, emulando a los agentes confusos por la noche, pide disculpas por confundir la bandera constitucional con la del sicario cuya curia romana apoyó durante cuarenta años. Un águila este obispo.

Le quitarán al menos algún punto del carné ¿no?

2 comentarios:

ernesto51 dijo...

Si es que los obispos, sacerdotes, curas y demás, simpre tienen razón ¿no sabes que dependen directamente del ser supremo? Y cuando algún laico, loco o tipo que se cree normal, se mete con ellos, cae sobre él toda la colera divina (y no mer refiero a la de Aguire, que también).

Y lo mismo pasa con las democráticas fuerza del orden público, no suelen equivocarse y si por casualidad ocuure, la culpa es del equivicado que por sus pintas o adtitud, nien merecido lo tiene.

Esto es lo que hay Leandro, y a aguantarse tica.

Leandro María dijo...

Pero querido Ernesto, ¿no les dará vergüenza decir lo que dicen y hacer lo que hacen?

Abrazos