martes, 20 de enero de 2009

La osadía de volar

En Estados Unidos necesitan héroes. Ahora le ha tocado el turno al piloto del avión del rió Hudson. Todo el mundo le alaba por haber logrado amerizar. Que en realidad fue acuatizar, que el Hudson todavía no es mar. Nadie se ha preguntado si todo empezó por un despiste del piloto que se fue contra los gansos como un despistado Jakob Wassermann, nadie sabe si se cargó a un atribulado Nils Holgersson a lomos del ganso alfa o acabó con la camada fundadora de la etología de Lorenz. Quizá el heroísmo provenga de ese error inicial de no ver a los patos en procesión o del inacabable deseo de salvar la propia vida. Pero sobre altruismos y egoísmos ya escribió mucho Richard Dawkins y, antes todavía, el finalmente reconvertido Kierkegaard.

La verdad es que de una forma u otra, una vez consumada la destrucción de los motores, puso en marcha lo que había aprendido en tantas horas de simulador, en la soledad de la cabina que representa la realidad exterior. Una metáfora de las otras cabinas de calles principales, pero no centrales, donde proliferan supermercados del sexo, en las que te metes a mirar y a entrenarte moneda a moneda, por si un día sucede lo inevitable y tienes que posarte sobre alguien de verdad, antes de que estallen los motores de tu deseo contenido en el cíngulo cerebral.

Los simuladores le dieron al piloto la suficiente sangre fría para entrar a 10º de inclinación, según dicen los expertos, para no irte hasta el fondo ni partir el fuselaje contra el agua helada y negra. Otra vez, los peep shows muestran más tolerancia ante los errores de aproximación, te dan más ángulos, más entradas, más posturas, aunque sus receptoras puedan compartir la misma frigidez y negritud de las aguas.

Y la foto dio la vuelta al mundo. Decenas de pasajeros acurrucados en posición de firmes sobre las alas de un avión que odia el agua, esperando que sus ángeles custodios vinieran por ellos para reintegrarles a la tierra que se atrevieron a mirar desde arriba. Mientras, el piloto salvador recorría hasta dos veces con su linterna de acomodador franquista, como un inquisidor de provincias, el pasillo devastado por si algún pasajero prefería la condena a la salvación. Aunque visto lo que le espera ahí fuera, bien podrían invertirse los términos

Y si en los USA necesitan tipos que animen al género humano y se reconcilien con él, en España lo compramos de forma inmediata. Porque al fin y al cabo, el americano cumplió con su deber. Los mínimos y los máximos se confunden en estos casos. Tampoco podía decir, qué coño, choco contra un edificio y ya veremos. Su futuro era bastante incierto. O certerísimo, según se mire.

Si eres conductor y decides no beber a pesar de los problemas del Real Madrid, si decides descansar las horas preceptivas, etc. si acaso ves a un bandarra de frente en tu carril, seguro que intentas frenar o echarte para el lado que no ocupa el suicida. Si un profesional de la construcción decide hacer las cosas bien y sin prisas, si un cirujano mira más el campo de operaciones que el culo de la auxiliar, si ambos tratan de aprender sobre su profesión, y el conductor de autobús revisa las presiones, están haciendo su trabajo y seguro que evitan muchos problemas con los puentes, las casas, los reventones o las compresas olvidadas en el hipocondrio. Pero los pilotos se han cubierto con el armiño del peligro y de la responsabilidad para multiplicar sus sueldos y, en épocas de coacciones y chantajes, las heroicidades vienen de miedo.

Bien es verdad que el piloto era un tipo de pelo blanco y deja en mal lugar a los jubiladores anticipados, y eso sí que es motivo de júbilo para el género humano que ha logrado alargar la vida no solo para seguir consumiendo.

Esos viejos de cuarenta y ocho años, sus padres que posiblemente viven aún, sus hijos, todos nosotros, asistiremos, dentro de unas pocas horas, a la llegada del nuevo mesías que nos redima. Falta nos hace.

11 comentarios:

ernesto51 dijo...

Bueno pues aquí estoy, visitando esta sucursal de Indefensos que has abierto. La verdad es que se te echaba de menos en la sede principal, venga a pasarnos para ver si había luz o alguna persiana levantada y nada, siempre a oscuras y bien cerradito. Bienreencontrado en esta disidencia de ti mismo. Habrá que dedicar unos ratos a ver como has montado esto y que muebles tienes ya.

Para empezar la odisea del piloto de marras y tus reflexiones me han mantenido muy atento, se aprecia el fervor patrótico de los USA, la figura del héroe, la buena predisposición de los afectados, bien apiñaditos y formales todos esperando la llegada del quinto de caballería... Vamos perfecto.

En fin, lo dicho, que tengo mucho que curiosear aún por aquí. Nos veremos. Un abrazo.

Leandro María dijo...

Pues ya me ves, más tranquilito. Acabo de terminar una novela que me tenía taponado y estoy con galeradas finales y le he dejado a éste que se haga cargo del rancho ahora que tendremos que compartirlo con Bush y su ocio infinito.

Abrazos fuertes,

derribandomuros dijo...

Hola Leandro, he caido por fin a la tentacion de leer el spin-off de luis. Sé que he tardado pero he ejercido a mi derecho de pataleo egoista con el fin de que indefensos no nos dejara idem. No obstante, veo aliviada que en ti hay un buen heredero.
Un saludo
Idoia

anuska dijo...

Leandro: ¿tú sabes porqué nos llama la atenciónque alguien haga su trabajo bien?...porque nos hemos acostumbrado a salir del paso y a no pedir responsabilidades.
Aquí en mi comunidad Andalucía, en Sevilla mismo, los "votados" hacen barbaridades y nunca pasa nada.
Aunque sea volver a mis palabras anteriors ¿nos tendremos que echar a la calle como hace muchísimos años?...!vamos a ver qué ocurre! pero las aguas esta muy revueltas.
Por cierto vete buscando un verbo más adecuado para posar un avión en un río, seguro que lo encuentras.

Leandro María dijo...

Idoia, me alegro que te guste mi blog que es bastante superior al del pelma. Como no me lee, me lo puedo permitir. Besos.

Anuska, en otro sitio pedía más responsabilidad personal y menos echar la bronca al Gobierno. Si dejamos las guarderías, si echamos a la asistenta, estamos actuando de una forma que se parece muchísimo a la de los empresarios. Quizá uno no pueda continuar con esos gastos, pero no pidamos soluciones al Gobierno como si fuera un call center de servicio técnico. En relación a acuatizar el DRAE dice: Dicho de un hidroavión: Posarse en el agua. Es verdad que el bicharraco no era un hidroavión, pero se asemejó bastante en el comportamiento. Con otras ráices habría que distinguir río de lago, de laguna o de estuario, así que la que utilicé me parece suficientemente buena porque lacustrizar suena raro, y fluvializar aun más, quizá te pueda gustar más guadalizar, sin duda más eufónico, pero igualmente no admitido.
Saludos

jose dijo...

Gracias por recordarme donde encontrarte. Sigues siendo de lectura obligatoria, propmeto cumplir.

Sobre el piloto, vi en TV nuestra versión española. Un piloto, este sí amerizó, pero le hicieron consejo de guerra (parece que no le condenaron), pero ahora pide que le den una medalla por salvar a... (no se cuantos). Una vez más "nuestra versión patriotica".

O esa medalla en Barcelona para un "fulano" que ayudó a evitar una agresión a una mujer, junto con otros tres, pero resulta que está condenado por agresión a su "novia". COÑO, ¿no sabemos tener héroes? ¿no nos acordamos de los tebeos que "pintaron" nuestra niñez?.

Bueno, que me lio, nos vemos.

Leandro María dijo...

Bueno José, sí hay algunos, de hecho a uno me referí en las primeras entradas, pero quizá sea mejor hablar, como de la felicidad, de hechos heróicos, de acciones separadas más que de una personalidad heróica. Adorno hablaba sobre ello en relación al fascista que puede ser un buen padre y mejor marido, amigo de sus amigos. Pero sería heróico que tratara de abundar en ello en la respuesta a un post. Gracias por leerme.

anuska dijo...

El alma humana... que es muy complicada. Una vez me ví golpeada contra una pared porque me metí a separar a una pareja (él casi la mata) para mí no es ningún hecho heróico, me arrojé sin pensar (un impulso positivo)...un gorrilla que había cerca me reprendió: "es que ella le pone los cuernos" . El agresor no podía parar... un impulso sin freno enormemente negativo. ¿o nó?

No he acudido al DRAE, y éso que siempre lo tengo a mano, como a tí te pillaba cerca gracias. La palabrita que más me gusta es "guadalizar", pero como es tu blog aceptemos "acuatizar"

Leandro María dijo...

Querida Anuska, el alma humana es indecente y gloriosa, como la propia vida del superviviente. Sobre la agresión que llaman de género déjame que lo desarrolle en otra entrada y ya suponía que lo de guadalizar te resultaría más grato, pero lo árabe no está de moda así que terminaremos diciendo riverizar que, en este caso, me resulta también precioso.

anuska dijo...

De acuerdo con todo, excepto con lo de que lo árabe no está de moda. La Junta lleva años machacándonos con la herencia árabe y qué sé yo cuantas puñetitas. El legado de otros pueblos que nos "visitaron" simplemente para ellos no existe. Tú hablas del bajo nivel de los jóvenes , pues ni te cuento si vienes al sur y te lías a charlar con cualquiera de los políticos, no del de turno sino de los que llevan desde que se acabó la dictadura.

Leandro María dijo...

Es su forma nacionalista de ser más. Como si fuera necesario. Como si la herencia genética fuera un logro en lugar de un accidente no sometido a la voluntad. Y con respecto a los políticos, no me gusta hacer estereotipos, pero muchos olvidaron hace años que hubo un tiempo que utilizaron la cabeza para pensar. Fíjate en la campaña de la Junta de Extremadura compitiendo en raza. Como si fueran cerdos ibéricos, como si no les bastase ser humanos, terrícolas, o simples ciudadanos.