sábado, 16 de mayo de 2009

Debate de béisbol

De qué otra cosa se puede hablar en esta semana, que no sea del debate del estado de la nación, también conocido como qué hacemos con la crisis. Bien mirado, lo podríamos haber escrito la semana anterior, porque antes de que salieran los toros ya todo el mundo sabía que iban a dejar a Zapatero haciendo el estatuario en los medios, lanceado por el conjunto de monosabios con turno de palabra.

Y es bastante triste que se sepa que nuestros próceres no van a apoyar al presidente del Gobierno antes de que diga algo. Aunque hubiera prometido la independencia de Euzkadi para el verano, Erkoreka le hubiera echado los perros por la faena del deshaucio de la Lehendakaritza. Y así todos. Nadie se siente responsable de la crisis y la mejor forma de evidenciarlo es arremeter contra el Gobierno central. La crisis de financiación de los ayuntamientos, que se han basado de forma absoluta en la recalificación del terreno, los modelos fiscales de las Comunidades Autónomas que han reproducido patrones especuladores y no viables, ni munícipes ni consejeros tienen nada que ver, ni nada que decir en el asunto. La CEOE acusa y los sindicatos cruzan los dedos. Nadie quiere que le vean tomar un café con el gobierno mientras siga siendo el pim pam pum de la crisis.



Pero el cervatillo Zapatero se saca un montón de medidas, algunas sin mesura, y arma el lío. El gran opositor pierde los papeles y llama iletrados a los diputados, escupe fuego y le parece demasiado prolijo explicar lo que él haría, así que se calla y renueva su derrota ante las miradas furtivas de Aznar que solo reconoce su orteguiano inmenso error. Pobre Rajoy. En cuanto le cambian el temario suspende. Pero ¿y su equipo? ¿dónde estaba para armar la réplica a esas medidas si son tan desastrosas? No basta con decir que dejar de desgravar la vivienda es una canallada, que ataca a la línea de flotación de la clase media. Habrá que explicar cómo se deja de trasladar a los promotores las deducciones que el PP quiere incluso subir –algo que Zapatero tendrá también que explicar para las deducciones de los alquileres-. Y así con cada una de las numerosas propuestas que el presidente lanzó a la arena. Lástima que sólo hablara de la crisis económica y dejara para mejor ocasión todo lo demás.

Y Rosa Díez es una Rosa Díez es una Rosa Díez y erre que erre que erre con la fragmentación del Estado y la discriminación lingüística, quiere que convoque un pacto, un gobierno de concentración, a ver si pilla algo siguiendo la doctrina Warhol.Y todo eso para que ahora se cambien cromos los diferentes grupos y los gabinetes de encuestas nos expliquen por qué Rajoy volvió a perder. El Mundo llama empate a quedar por debajo y uno se sorprende al ver que dos tercios de los respondientes no vieron el debate. Qué pérdida de tiempo, y qué ahorro para el contribuyente supondría hacer lo mismo con animaciones digitales.

Y de nuevo vuelven las cifras atroces y las amenazas de debacle, pero la gente sale a la calle a celebrar la pitada al Rey por jugar la Copa o por cantar la letra del himno, no sé, que RTVE nos lo explicó con una parábola de silencio y yo estoy un poco cerril y casi nada bíblico. Esto de los ERES sin razón de ser, sí que sería un buen motivo para armarla, para salir a la calle, buscando palacios de invierno y bastillas que asaltar.


Pero los comuneros habitan en el barrio de Salamanca, en Pedralbes y en Las Arenas y tienen catorce pagas y una plasma de más pulgadas que su solidaridad. Los equipos de fútbol se llevan en el corazón, pero las ideologías se llevan en la cartera y en eso también ha ganado la derecha. Y lo hará en las europeas, a pesar de su demostrado escepticismo, porque un repetitivo Zapatero es lo peor bastará como engrudo y ensalmo, como lema identitario, mientras la izquierda querrá demostrarle que es un socialdemócrata de mierda, un posibilista y que ellos no se venden. Ya lo anunció Lenin y lo llamó infantilismo.

Al menos por fin se dejará de falsear la Ley del Aborto con el tercer supuesto y la semana que viene se citará a Camps y a Costa como imputados. En cuanto se denuncien los acuerdos con la Iglesia, casi seguro que vuelvo a votar a Zapatero. Aunque sea con rencor hacia mi mismo.

4 comentarios:

ernesto51 dijo...

Veo que nos debatimos en las mismas aguas de cabreos varios por las necedades de los "contrarios" (a todo lo que no sean ellos mismos), por la falta de interés en solucionar, o intentarlo al menos, por mantener la fachada propia que llegan a creerse; eso en cuanto a los "otros"; y el encargado del timón que no se explica como debería, que no aclara, que encaja y no devuelve. Vamos, como siempre.

El gran opositor (el ninguneado por los suyos) no es que no tenga soluciones, ni la sombra del desleal exAznar tampoco, es que ni les importa buscarlas siquiera. De trepaRosa no voy a decir nada, no puedo perder tiempo en ello.

Me preocupa que ZP no explique debidamente todos los aspectos de la supresión de la desgravación por vivienda, creo que sería necesario para saber realmente el alcance de la medida.

Me pasa como a ti, a pesar de todo, del calentón inicial trás escuchar al presidente, se me abren las carnes ante la perspectiva de más PP mandando y cometiendo nuevas tropelías, así que, si hay asomos, por mínimos que sean, de laicidad, volveremos a cabrearnos con nosotros mismos y a votarle. Qué le vamos a hacer.

Por cierto Luis, el documental y el debate posterior me encantaron. Gracias por darmelo a conocer.

Un abrazo

Leandro María dijo...

Me alegro de que te gustase lo de Bucarest. Pero ya te lo dije, somos unos raros. Lo de ZP y la desgravación por lo visto se explica porque la cantidad desgravada va directamente al promotor, al igual que se planteó con la desgravación de los alquileres que directamente los hacían subir. Por eso es necesario que explique el cambio de modelo. Quizá haciendo que sea muy caro tener un piso vacío. Voy a ver si me documento y le dedico una entrada.

Abrazos,

Tesa dijo...

Cómo escribes, amigo
...tienes el don

Leandro María dijo...

Gracias por leerme Tesa