domingo, 19 de abril de 2009

Espantapájaros

Ha vuelto PePe el del Popular –pobre Rajoy, no gana para disgustos- de su escapada a México. Y ha regresado como un héroe en esta vuelta a Ítaca. Y según ese abogado pinturero que se ha echado, con sombrero Fedora, melena de paje y gafas de pijo, vuelve sin cargos por esa prescripción que ampara a los listos como los Alcocer en este país de lotófagos. Dice su tía Teresa que es una de las personas más buenas que conoce ¡joder qué vecinos debe tener! Pobre mujer. El caso es que la desaparición de seis mil millones de pesetas de su sucursal fueron contingentes con su huida. Ahora nos lo va a explicar por el salario agregado de todos mis lectores en un año bueno, en alguna tele de esas que no quiere que la pública compita con ellas, al grito de la mierda es nuestra.

Y pobrecitas teles privadas que sufren el bajón de la publicidad y ya no pueden interrumpir la promesa de Escarlata: Juro que no volveré a pasar hambre con un ¡tienes Special K para esos centímetros de más! O la duda existencial del príncipe danés: Ser o no ser…con un asertivo ¡Decídete, llama ahora y conseguirás este desatascador gratis! Además las castigan a ellas por sacar a la niña-novia del presunto asesino de Marta. La Fiscalía pide 100.000 euros de indemnización para las niñas por salir a pesar de aparecer con los padres. "Basta que una información o cualquier utilización de la imagen o nombre del menor sea contraria a sus intereses para que estemos ante una intromisión ilegítima en su esfera de protección, aunque la misma haya sido consentida por sus representantes legales o por el propio menor", argumenta la Fiscalía, que considera que "en este caso la información difundida por el medio televisivo demandado ha sido sin duda perjudicial para las menores". Cómo mola este país.


Pero la madre de Marta no se corta y en plan Guantánamo dice que cómo es posible que un implicado mienta una y otra vez y no se pueda hacerle hablar. La culpa la tienen las leyes, dice. Y sí, eso parece, por lo visto la tortura no tiene cabida en nuestro ordenamiento jurídico.

En un Callejeros aparecía un tipo a cara descubierta vendiendo sus puntos del carné de conducir. Se defendía diciendo que sólo se lo vende a gente responsable, no como otros que lo venden por Internet sin mirar a quién. ¡Ay si le oyera Jardiel Poncela!

Pero así están las cosas, después de Roldán y Julián Muñoz, vino la novia atacada y salvada por su novio y Neira respectivamente, y luego Mario Conde, el banquero sharpei, filosofando y mostrándonos el camino del bien. Ahora Pepe el del Popular. La Parada de los Monstruos se celebrará el próximo 28 de diciembre, día de los Inocentes. ¿Por qué te fuiste Diane Arbus?

2 comentarios:

ernesto51 dijo...

Dos notas que se repiten: no podemos debatir porque coincidimos en toda la radiografía que haces y, la segunda, volvemos igualmente a hacerlo con la idea de Ítaca, yo anoche escribí mi post de domingo sobre ella.

Al grano, lo del Pepe "prescrito" es indignante, y el pinturero abogado, patético; se ha disfrazado de Sanz de Bremón (aunque no hay color al escucharles, al menos).

Lo de las teles privadas ya lo has clavado: "la mierda es de ellas", pero la culpa es de las ¿audiencias?.

Y lo de la tortura ya lo ha explicado Obama "el deseado", está feo y no debe hacerse, pero si son ellos "pelillos a la mar".

Un abrazo y a sufrir la nueva semana.

Leandro María dijo...

Lo de Bremón se lo comenté a mi mujer, algo así como me pongo pajarita y ya soy diplomático. Y claro que son las audiencias, pero como diría nuestro nauseabundo bizco, las audiencias son los demás.

Abrazos,